Salud RevistaCanal SaludCiencia y SaludiSalud

Hidratos de carbono: ¿héroes o villanos?, ¿beneficiosos o perjudiciales?, ¿necesarios o no?

Compartir

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Digg
  • Delicious
  • Add to favorites
  • Email
Pinterest

Existe una gran confusión alrededor de los hidratos de carbono: ¿son beneficiosos o perjudiciales para la salud? Existen dos clases: los hidratos de carbono simples o “azúcares”, que pasan rápidamente a la sangre y fuerzan al páncreas a segregar mucha insulina, lo cual nunca es bueno; y los hidratos de carbono complejos, que pasan lentamente a la sangre y fuerzan menos al páncreas. La diferencia está en que los primeros hacen trabajar más a esta glándula que los segundos.

P: ¿De qué están formados los alimentos, que son capaces de aportar al organismo todo lo que necesita?

JM: Los alimentos contienen distintos nutrientes que, por su composición, hemos agrupado de esta forma:

  • Hidratos de carbono
  • Grasas
  • Proteínas
  • Vitaminas
  • Minerales
  • Agua
  • Otras muchas sustancias.

P: ¿Qué son los hidratos de carbono?

JM: Es uno de los componentes de muchos alimentos. Su función es aportar energía al organismo. Cada gramo de hidratos de carbono, al ser quemado en las células, produce 4 kilocalorías.

P: ¿Son iguales todos los hidratos de carbono?

JM: No. Se distinguen dos grupos:

1. Los hidratos de carbono sencillos o simples, comúnmente  llamados “azúcares“, que a su vez se dividen en otros dos tipos:

  • Monosacáridos, formados por un solo eslabón: glucosa, fructuosa y galactosa.
  • Disacáridos, formados por dos eslabones: la  sacarosa, formada por la unión de glucosa más fructosa, es el azúcar de mesa; la lactosa formada por la unión de glucosa más galactosa,  es el azúcar de la leche; la maltosa, que son dos eslabones de glucosa.

Estos hidratos de carbono, sencillos o simples, formados por un solo eslabón o por dos eslabones que se desenganchan con mucha facilidad, pasan rápidamente a la sangre y obligan al páncreas a segregar la correspondiente insulina, lo que supone un esfuerzo para esta glándula.

2. Los hidratos de carbono complejos, llamados también polisacáridos, que representamos por una larga cadena de eslabones. Estos hidratos de carbono complejos pasan lentamente a la sangre y fuerzan menos al páncreas, que puede segregar insulina más despacio. Los hidratos de carbono complejos están en los cereales, por tanto, en el pan, el arroz, la pasta, y también en las legumbres, los tubérculos, etc.

P: Me has dicho que hay unos hidratos de carbono que hacen trabajar más intensamente al páncreas que otros, ¿existe alguna forma de medir o calcular esa velocidad de asimilación?

JM: Sí. Existe el llamado índice glucémico de los alimentos, que es la capacidad de cualquier alimento que contiene hidratos de carbono de subir la glucosa en la sangre. Como referencia se toma la glucosa pura, a la que se da el valor 100. Cualquier otro alimento tendrá un índice glucémico menor que 100. En teoría, cuanto menor es el índice glucémico de un alimento, mejor para el páncreas, especialmente en el caso de pacientes diabéticos.

Para conocer este índice hace años se llevó a cabo un estudio en el que participaron un grupo de personas a las que se les proporcionó, en días sucesivos, cuatro alimentos ricos en hidratos de carbono: pan, arroz, patatas y maíz.

Variando la cantidad de alimento, a todos se les suministró la misma dosis de almidón, es decir, de hidratos de carbono de cadena larga. Una hora después de tomar los alimentos se analizaron sus niveles de glucosa en sangre. El análisis se repitió a los noventa minutos, y a las dos horas de la comida. El experimento demostró que los niveles de glucosa subían más con unos alimentos que con otros. Es de destacar el bajo índice glucémico de las legumbres, seguidas de las pastas de alimentación: macarrones, fideos o espaguetis. Las patatas, sin embargo, tienen un índice glucémico elevado.

En la práctica las cosas no son tan sencillas como en la teoría. Las comidas no se elaboran sólo con el alimento estudiado sino que intervienen otros que pueden aportar proteínas, grasas o fibra y eso hace que al llegar al intestino la absorción no sea tan regular como en el caso de los alimentos aislados.

Índice glucémico de algunos alimentos:

  • Glucosa: 100
  • Arroz no integral: 72
  • Patatas: 70
  • Pan: 69
  • Naranjas: 40
  • Lentejas: 29

En cualquier caso, es conveniente recordar que, desde el punto de vista de la salud, son preferibles los alimentos con un índice glucémico bajo.

P: ¿Cuántos hidratos de carbono debemos tomar al día?

JM: Se aconseja que de un 50-55% por ciento de las calorías totales de la dieta sean en forma de hidratos de carbono. Así, por ejemplo, si una persona sigue una dieta de 2.000 calorías, al menos el 50%, es decir, 1.000 calorías, tendrían que ser aportadas por los hidratos de carbono. Como cada gramo de hidratos de carbono produce al quemarse cuatro calorías, dividiendo 1.000 entre 4 saldrían 250 gramos de hidratos de carbono al día.

De estos hidratos de carbono, como máximo el 20% pueden ser azúcares. Estos azúcares en gran medida los tiene que aportar la fruta. Por tanto, cuanto menos alimentos con azúcar añadido tomemos, mejor para la salud, y aquí incluyo: dulces, caramelos, bollería industrial, algunos chocolates y helados, refrescos con azúcar, azúcar de mesa (tanto el azúcar blanco como el moreno), etc.

P: ¿Cuáles son los errores más frecuentes que se cometen con los hidratos de carbono?

JM: El problema es que llamamos hidratos de carbono tanto a los azúcares como a los hidratos de carbono complejos. Los alimentos que tienen hidratos de carbono complejos, como los cereales integrales, pan, pasta, arroz, legumbres, etc., son muy beneficiosos para la salud. La fruta y la verdura tienen azúcares en más o menos cantidad, pero como también tienen fibra, hacen que pasen a la sangre de forma más lenta (recuerda que el índice glucémico de la naranja es de 40). Además, la fruta y la verdura tienen muchas vitaminas y antioxidantes, por lo que también son muy beneficiosas para la salud.

P: Bueno, ¿pero cuál es el verdadero problema de los azúcares?

JM: Verás, el problema es que actualmente estamos tomando muchos azúcares, a veces sin saberlo, porque se les añade a muchos alimentos y no sabemos en qué cantidad. Cuando tomamos muchos azúcares, estos pasan rápidamente a la sangre, fuerzan al páncreas a producir mucha insulina, y los que no utilizamos para producir energía se transforman en grasas. Cuando tomamos hidratos de carbono complejos, estos pasan a la sangre poco a poco, no fuerzan al páncreas y los vamos quemando para producir la energía que necesitamos. No es lo mismo que lleguen un montón de golpe, no podamos quemarlos y se transforman en grasas, que vayan llegando a la sangre poco a poco y nos dé tiempo a quemarlos, y no se almacenen como grasas.

En Estados Unidos, se ha producido lo que se llama “paradoja americana”, que consiste en que ha disminuido mucho el consumo de grasas, pero las tasas de obesidad han seguido aumentando. Esto es debido al excesivo consumo de azúcares. En resumen: hay reducir los azúcares, pero debemos mantener el consumo de hidratos de carbono complejos. La próxima semana publicaremos un video donde se ve de forma gráfica todo esto.

31 comentarios
  1. No confundamos calorías con kilocalorías, que son 1000 veces más grandes. Corríjanlo en la antepenúltima pregunta.

    • Hola, Javier.

      Tienes razón.

      Cuando hablamos en alimentación de calorías, deberíamos decir kilocalorías. Una caloría es la cantidad de energía calorífica que se precisa para aumentar un grado (de 14,5 ºC a 15,5 ºC) la temperatura de un gramo de agua pura, a una presión de una atmósfera. La kilocaloría es la cantidad de energía que se precisa para aumentar un grado la temperatura de un kilo de agua. Cuando decimos que un gramo de hidratos de carbono produce 4 calorías (cal), en realidad deberíamos decir 4 kilocalorías (Cal). Lo que ha sucedido es que de forma coloquial se ha mantenido el término caloría, pero, como dice Javier, lo correcto es decir Kilocaloría. Actualmente muchas etiquetas de información nutricional concretan la energía que aportan los alimentos en julios:

      1 caloría = 4,187 Julios
      1 kilocaloría = 4,187 KJ

      Un saludo,
      Juan

  2. ¡Cuidado con el consumo frecuente de arroz blanco (más de 2-3 veces/semana), ya que, tal y como se ha publicado, en marzo de este año, en la prestigiosa revista British Medical Journal (doi: 10.1136/bmj.e1454. White rice consumption and risk of type 2 diabetes: meta-analysis and systematic review): “El consumo elevado del mismo se asocia con un riesgo significativamente alto de diabetes tipo 2 (la relacionada con la obesidad)”.

    Aunque podría pensarse que, si sustituimos el arroz blanco por integral, evitaríamos estos riesgos, el estudio realizado desde la Academia China de Ciencias (Zhang G et al. Substituting white rice with brown rice for 16 weeks does not substantially affect metabolic risk factors in middle-aged Chinese men and women with diabetes or a high risk for diabetes. J Nutr. 2011;141(9):1685-90), parece indicar que: “El arroz integral no supone una mejora en los factores de riesgo cardiovascular, en comparación con el blanco”. Por tanto, tampoco es la solución.

    En base a la evidencia científica (hay cientos de estudios que demuestran las ventajas de las dietas bajas en hidratos de carbono frente a las ricas en hidratos de carbono), ¿se puede comer arroz, pasta, etc? Sí, pero no como base fundamental de nuestra alimentación, sino como “una comida especial, de recompensa para degustar el placer cerebral que suponen los hidratos de carbono para el cerebro”, pero no porque el modelo de pirámide alimenticia sea sano (ya se demostró que no es así, lo referencié en otro comentario, a propósito de la dieta Dukan).

    Un abrazo!!

    • Señor Dr. Álvaro Campillo Soto, lamento comunicarle que se encuentra usted en un error, aunque apruebo el aporte de referencias bibliográficas que ha facilitado y sobre las cuales usted basa su anterior comentario.

      Antes de nada me gustaría dejar claro que, en mi opinión como profesional de la nutrición me parece una aberración que usted asevere que: “los hidratos de carbono no deberían ser la base de nuestra alimentación, sino una recompensa para nuestro cerebro” me gustaría aclararle pues, que los hidratos de carbono son el único combustible con el cual funciona nuestro cerebro, no una recompensa, y es tal su importancia que nuestro organismo a través de vías metabólicas acaba consiguiendo glucosa aunque no se ingieran hidratos de carbono por medio de la dieta.

      No se si ha quedado claro pero las pastas, patatas, el pan y los hidratos de carbono en general SON LA BASE DE LA ALIMENTACIÓN HUMANA y usted debería de saberlo. Por ese motivo no me gustaría dejar ninguna duda al respecto, pues podríamos confundir a los lectores del blog.

      No obstante el arroz blanco, si es cierto que tiene un índice glucémico bastante elevado, lo cual a priori puede hacerlo un alimento desaconsejado para los diabéticos; pero si un diabético está bien controlado de manera habitual no tendría ningún problema en consumirlo una o dos veces por semana. En cuanto a la pasta tampoco habría problema a la hora de su consumo moderado.

      Saludos a todos felicidades por el blog y espero que Juan Madrid nos pueda dar su opinión al respecto.

      • a lo que usted llama base de la alimentación humana,esta repleto de saponinas. y es aun mas curioso que diga que”que los hidratos de carbono son el único combustible con el cual funciona nuestro cerebro” cuando está más que demostrado que en el paleolítico no existian los hidratos de carbono y el cerebro humano se desarrollo gracias a los alimentos del mar.

    • Hola, Álvaro.

      En la alimentación que recomendamos se puede tomar arroz como máximo dos veces a la semana, aunque lo mejor para la salud es el arroz integral, ya que existen estudios que demuestran que su consumo disminuye el riesgo de diabetes.

      En general, en los temas de alimentación, para sacar conclusiones, se necesita seguir a muchas personas durante mucho tiempo. A veces los árboles (los artículos médicos sobre alimentación) no nos dejan ver el bosque (la realidad).

      Veamos un ejemplo: diversos artículos afirman que el consumo de arroz blanco varias veces a la semana aumenta el riesgo de diabetes tipo 2. Pero vayamos a la realidad: la diabetes tipo 2 está aumentando de manera muy importante en China, y esto está sucediendo porque muchos chinos se están trasladando del campo a la ciudad y están abandonando una alimentación tradicional a base de arroz, cambiándola por una más occidental, con más grasas y más proteínas. Además, al dejar el campo e ir a la ciudad practican mucho menos ejercicio físico.

      Yo creo que nuestras posiciones sobre la base de la alimentación adecuada han quedado claras. Me llama la atención que no cites las legumbres, que tienen un 50% de hidratos de carbono y son consideradas alimentos muy saludables, ya que su consumo habitual (2-3 veces a la semana), disminuye el riesgo de obesidad, diabetes, hipertensión arterial y cáncer.

      Un saludo,
      Juan

  3. Estimado Antonio Serrano,

    Muchas gracias por los comentarios, sin duda son muy enriquecedores y contribuyen al proceso dialéctico y de intercambio en el que se basa la ciencia, pero me gustaría matizar algunas cosas:

    1.- Los hidratos de carbono no han sido la base de nuestra alimentación hasta finales de los anos 70, que es cuando se elaboró la pirámide nutricional, basándose en los estudios sesgados de Keys y en contra de algunos miembros de la Asociación Americana de Cardiología, pero organizaron una ‘conferencia de consenso’ donde solo participaron los que estaban a favor y así empezó todo!! (Investigadores de la Cochrane, demostraron hace unos anos todo esto)

    2.- El cerebro humano no usa solo como combustible la glucosa, ya que los cuerpos cetonicos le sirven igual, salvo para un 25-35%, mas o menos, de su gasto que si debe ser de glucosa (30-40 gramos/dia) aunque el organismo es capaz de sintetizar todos los dias mas de 100-120 gramos de glucosa (el 100% de las necesidades diarias del cerebro!!), a través del glicerol y de aminoácidos libres. Todo esto es lógico, ya que nuestro cerebro ha estado en condiciones de muy escasos hidratos de carbono durante mas de 1 millón de anos (los hidratos de carbono en exceso no tienen mas de 6000 anos en nuestra existencia, lo que equivale al 0,01% de nuestra vida genética). De hecho, los esquimales y otras 200 poblaciones viven sin hidratos de carbono prácticamente!!

    3.- Los estudios isotópicos en restos óseos de humanos primitivos y ancestros nuestros (pero con nuestro mismo cerebro y necesidades fisiológicas- de hecho, antes teníamos hasta un 30% mas de masa muscular y mucha menos grasa-) demuestran que los hidratos de carbono nunca han sido la base de nuestra alimentación!!

    4.- En cuanto a lo de los diabéticos, los estudios demuestran que, estén o no bien controlados, una dieta baja en carbohidratos es mejor que una dieta basada en hidratos de carbono, incluso son mejores que las que recomiendan las asociaciones de diabéticos americana!!

    Quizás un día habría que tratar el tema del origen de la pirámide nutricional y las nefastas consecuencias que ha tenido y esta teniendo en la población general!!

    Un abrazo para todos!!

  4. Estimado Dr. Álvaro Campillo Soto, le agradezco también este intercambio de criterios; y más cuando veo que es usted una persona bastante inteligente. No obstante déjeme que le diga que no termina usted de convencerme.

    Sinceramente desconozco la fecha en la cual los carbohidratos se convirtieron en la base de nuestra alimentación, pero está claro que antaño salvo algunos homínidos que eran recolectores y frugívoros, la alimentación era altamente proteica y a pesar de ser omnivoros casi exclusivamente cárnica; y por supuesto tenían más masa muscular, pero eso no creo que sea muy difícil por que el sedentarismo de la sociedad actual es total.

    No obstante esto no quiere decir que los hidratos de carbono no sean la base de nuestra alimentación, ninguno de estos antepasados de los que usted referenció vivió los años suficientes como para ver la influencia de su dieta en la cantidad y calidad de vida, ni existían medios ni conocimientos tan avanzados.

    De igual modo me gustaría pues, que me dijera cual sería su proporción correcta de macronutrientes de una dieta; quizás aumentar el consumo proteico y graso a costa de los hidratos de carbono, lo que vendría a ser una dieta tipo Atkins, Montignac y como olvidarnos de la famosa dieta del Dr. Dukan.

    Sin ánimo de parecer irrespetuoso estoy convencido que sigue usted equivocado, una dieta tan rica en proteínas como la que imagino que propone, es perjudicial para la salud de nuestro hígado y sobre todo la para la salud de nuestros riñones, que trabajarán en exceso haciendo un sobreesfuerzo; eso sin mencionar que con el bajo consumo de cereales y fruta los niveles de fibra no serán demasiado elevados, favorecerán pues el estreñimiento y el cáncer de colón. Pero tampoco hemos hablado hasta el momento de los lípidos, pues una dieta tan rica en proteínas lleva intrínseco un consumo elevado de carne y esto a su vez conlleva un consumo elevado de grasas saturadas y colesterol que son nefastos para la salud de nuestras arterias. Eso sin mencionar la cetoacidosis ni el aliento cetónico.

    No quiero extenderme mucho más, agradezco su tiempo y respeto su opinión aunque no la comparto. No obstante ante la duda los organismos nacionales e internacionales recomiendan aquello que nos enseñaron en la universidad y lo que pone en la mayoría de libros utilizados en la docencia: que un 50-55% de la calorías totales de la dieta deben de ser aportadas por carbohidratos y que de éstos, sólo un 10% aportados en forma de hidratos de carbono simples.

    Saludos a todos!!

  5. Buenos días a todos y, particularmente, al Dr. Madrid y a Antonio Serrano!!

    Siguiendo con el proceso dialéctico, estimado Antonio, una dieta equilibrada, en cuanto a macronutrientes se refiere, y basada en criterios científicos sería la siguiente:
    – Gracias a los ensayos clínicos realizados por el equipo del Dr. Krauss, sabemos que: “Una dieta muy baja en grasas (<10%), como la que propone Orlish, es muy mala para la salud, ya que 2 de cada 3 pacientes presentarán el llamado perfil aterogénico (triglicéridos elevados, LDL elevadas y densas -que son las aterogénicas-, VLDL elevadas, HDL bajo). Por otro lado, si la dieta tiene menos de un 35% de grasas, 1 de cada 3 pacientes presentará este perfil aterogénico, MIENTRAS QUE SI LA DIETA LLEVA UN 40-45% DE GRASAS, SÓLO 1 DE CADA 5 PACIENTES PRESENTARÁ ESTE PERFIL ATEROGÉNICO".- POR TANTO;

    **LA CANTIDAD DE GRASAS DE LA DIETA DEBE SER DEL 40-45%, más o menos.

    – En cuanto a las proteínas, las Recomendaciones Diarias, según los organismos internacionales, son de 0,8-1 gramo de proteínas/kilo de peso y día (en deportistas deben ser más). Sabiendo esto, pongamos un ejemplo, supongamos un paciente obeso que pesa 80 kilos (omitiremos todos los demás parámetros para no hacerlo demasiado lioso) y se le pauta una dieta de adelgazamiento, de esas que suelen recomendarse de unas 1500 Kcal, si distribuimos los macronutrientes, como ustedes dicen, la cosa quedaría así: Como Hidratos de Carbono: 825 Kcal (55% del total); Proteínas: 225 (15% del total); Grasas: 450 KCal (30% del total). Ahora bien, como hemos dicho que pesa 80 kilos, SUS NECESIDADES MÍNIMAS DE PROTEÍNAS SERÍAN 256 KCAL (0,8g/kilo de peso) o 320 Kcal (1g/kilo de peso)-según consideremos-, DE LO QUE SE DEDUCE QUE LE ESTAMOS APORTANDO ENTRE 30 Y 100 KCAL MENOS EN FORMA DE PROTEÍNAS DE LAS QUE NECESITA SU CUERPO PARA MANTENER LA MASA MUSCULAR Y REALIZAR LOS DIVERSOS PROCESOS FUNCIONALES QUE DESEMPEÑAN LAS MISMAS (inmunidad, reacciones enzimáticas, etc), así que, si le suministramos ese déficit de Kcal en forma proteica, EL PORCENTAJE DE PROTEÍNAS DE LA DIETA SERÍA DEL 17% o DEL 21,3%. Por tanto, podemos entender que existe una incongruencia entre lo que dice la OMS, FAO, etc de necesidades de proteínas (en gramos), con el % en Kcal de la dieta!! Esto sin haber considerado que el paciente hace deporte diario, con lo que sus necesidades de proteínas serían mayores aún. POR TANTO:

    **LA CANTIDAD DIARIA DE PROTEÍNAS DEBERÍA SER DEL 20-25%.

    – Y, en cuanto a los hidratos de carbono, ya que no son un macronutriente esencial (no hay ningún hidrato de carbono que se tenga que tomar para mantener la vida. Aminoácidos y ácidos grasos, ¡sí!), sería, como máximo el 30-35%,fundamentalmente en forma de verduras, que son los únicos hidratos de carbono que no aumentan mucho la insulina.

    – En cuanto a que los homínidos no vivían tanto, correcto, pero, a día de hoy, todavía existen gran cantidad de poblaciones que viven como esos homínidos (ver los estudios del profesor Cordain y del Dr. Eaton), y sí viven mucho (más que nosotros) y con mejor calidad de vida, sin enfermedades crónicas, ni cáncer.

    – En cuanto a que las dietas ricas en proteínas sobrecargan el riñón y el hígado, le puedo decir que hay, al menos 3 ó 4 ensayos clínicos, respectivamente, que demuestran, a día de hoy, todo lo contrario. En el caso del hígado, reducen y hacen desaparecer la esteatosis hepática y; con respecto al riñón, se ha visto que no existen problemas a largo plazo, al ser comparadas con las ricas en hidratos de carbono, además, en Harvard han empezado a desarrollar unos interesantes y esperanzadores estudios, que parecen indicar (es pronto todavía para poder aseverarlo con rotundidad) que este tipo de dietas podrían, tanto prevenir el desarrollo de la nefropatía diabética, como revertirla. ¡Habrá que esperar para ver hecha, o no, realidad esta esperanza!

    Estimado Dr. Madrid, en cuanto al paralelismo del bosque, ramas, realidad, etc, me gustaría comentar que la realidad científica (siempre con su grado de incertidumbre) se basa en la llamada Medicina Basada en la Evidencia (MBE), de tal manera que, hay varios tipos de estudios, unos con más evidencia y otros con menos. Los estudios con mayor evidencia son: 1º.- Metanálisis bien hechos (basados en el análisis de todos los ensayos clínicos sobre un tema); 2º.- Ensayos clínicos con un número adecuado de pacientes, etc… Y luego, muy por detrás de estos, están los estudios epidemiológicos, de casos clínicos, etc. Dicho esto, toda la información que he aportado hasta ahora, se basa en ensayos clínicos y metanálisis (no en estudios epidemiológicos, que suelen tener gran cantidad de sesgos e imprecisiones), por tanto, la realidad de la nutrición, a día de hoy, debemos establecerla en base a la ciencia, pero ciencia seria, basada en este tipo de estudios de máxima evidencia científica!!

    – En cuanto al tema de las legumbres, no creo que sean tan sanas como se dice, de hecho, hasta el Dr. Reaven (el del síndrome X o metabólico) ya decía: "El mejor modo de tratar a los diabéticos es restringir todos los hidratos de carbono", ya que consideraba que era peligroso confiar en el índice glucémico de los alimentos, porque no se toman solos, y sirven de llave para el consumo de grasas, etc. (COMER GRASA SIN HIDRATOS DE CARBONO NO ES MALO; LO MALO ES TOMARLA CON LOS HIDRATOS DE CARBONO, AUNQUE SEAN DE BAJO ÍNDICE GLUCÉMICO). Por otro lado, el Centro del Cáncer de Heisenberg en Alemania, en su listado de alimentos bueno, malos y regulares para el cáncer, considera las legumbres como un alimento que debe de evitarse en la medida de lo posible, porque lleva tantos hidratos de carbono que alimenta a las células cancerígenas. Algunos ejemplos, los garbanzos los proscribe totalmente, mientras que las lentejas, se podrían tomar, como mucho, 50 gramos/día (si no se toman más hidratos de carbono en todo el día, claro).

    – Por otro lado, tampoco se puede decir que un alimento concreto prevenga la obesidad, el cáncer, etc. Lo que sí que se sabe, tal y como demostró el Dr. Otto Warburg es que el cáncer se alimenta de azúcar (sean hidratos complejos o simples), por tanto, no se pueden decir estas cosas, ya que, alguien puede tomarse su plato de legumbres todos los días (o tres veces a la semana), junto con pan y patatas, además de un desayuno con cereales, leche y 2 piezas de fruta y, lo que es seguro es que previniendo el cáncer no estará (según el estado de la ciencia a día de hoy), además, con un poco de suerte, a medio plazo engordará y tendrá diabetes tipo 2, a largo plazo, ¿Por qué? Porque, tal y como se ha demostrado en los estudios clínicos (y en la realidad), CON CONSUMIR 20 KCAL DE MÁS CADA DÍA, EN 10 AÑOS, TENDREMOS 10 KILOS MÁS Y SEREMOS OBESOS O GORDOS… DEPENDE DEL TIEMPO!!

    Un abrazo fuerte para todos!!

    Álvaro

    Pd: Creo que la única forma de que la ciencia avance es mediante la investigación y el proceso dialéctico entre todos!!

  6. Estimado Dr. Alvaro Campillo Soto: Vaya por delante que no le conozco de nada, pero he buscado su nombre en Google y me ha llamado la atención que un cirujano sepa tanto de nutrición… Sin embargo, me da la sensación de que esos conocimientos son sólo teóricos, en base a lo leído en libros o artículos y no por la experiencia clínica con pacientes, como sí es el caso del Dr. Madrid. El diálogo es bueno, pero creo que si cada artículo que publica el Dr. Madrid usted elabora una respuesta con argumentos totalmente contrarios, estamos corriendo el riesgo de confundir a los lectores de este blog (entre los que yo me incluyo). Un saludo

  7. Querido John,

    Si hubieras leido mas sobre mi, sabrías que estuve 3 anos en un proyecto europeo con pacientes obesos mórbidos, que incluía, tanto teoría, como practica, ademas de seminarios sobre metodología científica!! Ademas, trabajo desde hace 9 anos como cirujano digestivo en el Morales Meseguer y veo pacientes todos los días y, a muchos de ellos, les ayudo a perder peso o les complemento nutricionalmente sus tratamientos de quimioterapia(para que tengan menos efectos secundarios, estén mas nutridos…) o para sus enfermedades crónicas…!! Asi que, no solo tengo la formación teórica, que por otro lado, en las ciencias de la salud es el pilar fundamental, ya que, de lo contrario, no estaremos tratando, ni bien, ni honestamente a nuestros pacientes; sino que tambien se de que va el tema a nivel practico!!

    Por ultimo, decirte que, la ciencia surge del proceso dialéctico, basado en aportar argumentos científicos, NO OPINIONES!! Dicho de otro modo, si un medico le dice:”yo creo que esto es asi porque si…” no se fie mucho de el!!

    Resumiendo, creo que ni el doctor Madrid ni yo queremos confundir a nadie, de hecho, los dos queremos lo mejor para los pacientes y, por eso surgen los debates ante distintos criterios y opiniones, con el fin de ir depurando nuestro conocimiento y aspirando a saber mas cosas, basandonos en la ciencia, para llegar a conseguir el mejor tratamiento disponible para cada paciente!!

    Un fuerte abrazo, John!! Espero que sigamos viendonos por aquí!!

    Alvaro

    • Estoy con el doctor Álvaro Campillo.
      Yo era (o sigo siendo) prediabético y obeso. Mi glucemia estaba en 111 tomando dos pastillas de metformina 850 al día.
      Desde enero hasta hoy he perdido 26 kilos (de 113 a 87); mido 1,84 y ya apenas tengo tripa al tiempo que estoy lleno de energía. Como seis veces al día, en cada una de estas pequeñas comidas como alrededor de 24 gramos de proteínas y 15 de grasa. En dos de ellas añado un poco de salvado de trigo o avena y nada más con lo que mi consumo de hidratos no llega a los diez gramos diarios. Los carbohidratos no son un nutriente esencial sino un combustible; los que son esenciales son nueve aminoácidos y los ácidos grasos esenciales. Exceptuando a la gente que hace mucho ejercicio nadie necesita de los carbos.
      En mis análisis de hace un mes mi glucemia estaba en 94, mis triglicéridos bajaron de 125 a 96, mi HDL subió de 40,3 a 48,8 y siempre lo había tenido entre 35 y unas décimas por encima de 40 con lo que este dato me sorprendió. El LDL y el total permanecieron estables siendo el valor del total de 212 y el del LDL de 144. Tomo mucho queso, nata, carne y demás grasas saturadas junto con aceite de oliva virgen extra.
      Mi alimentación está basada en el libro ISODIETA de Jaime Brugos que no es muy conocido pero puede que vosotros lo hayáis leído.
      Añado a mi alimentación dos pastillas de supradyn al día.
      Me gustaría que me diéseis vuestra opinión.
      Dos doctores que veo estaban en contra al principio pero tras ver la pérdida de peso y los análisis me han animado a seguir así aunque me dicen que tome verduras porque las vitaminas de las pastillas no se asimilan tan bien como las de los alimentos. No las estoy tomando porque no me gustan y he de añadir que antes de empezar la dieta también me dijeron que las frutas y legumbres eran esenciales; al parecer se equivocaban.
      Un saludo a todos.

  8. Buenas tardes a todos.

    No cabe duda que la ciencia avanza cada día, por que existen personas que dudan de los establecido o conocido hasta el momento, como es nuestro caso. También recuerdo unas palabras de un gran profesor que me dijo: “en materia de nutrición y alimentación nunca puedes aseverar con rotundidad, por que con los años se producen cambios importantes y existen nuevos descubrimientos”.

    Valoro pues la entrega del Dr. Álvaro Campillo Soto en este sentido, pero para intentar de ir dejando ya este post, y viendo que ningún argumento convence a ninguna de las partes, decir a los lectores que de momento lo que recomienda el ministerio de sanidad y consumo, la FAO y OMS (creo que son los organismos más importantes en materia de alimentación) es lo publicado en el post de arriba.

    Con esto me gustaría acabar con este enriquecedor debate, Saludar al Dr. Álvaro Campillo Soto por su gran aportación al mismo y espero poder conocerle algún día personalmente; saludar a Juan Madrid por el blog y por el tema tan acertado que ha escogido en esta ocasión; y a todos los lectores.

  9. Hola otra vez.

    Creo que ha quedado claro, lo que pensamos sobre los hidratos de carbono; pero para que quede clara, no solo mi postura, sino la de todas los Sociedades Científicas, voy a citar las características que debe de tener una alimentación adecuada. A continuación, pondré un ejemplo.

    Características de una alimentación adecuada:

    – Debe tener las calorías necesarias para mantener un peso acorde a nuestra talla.
    – Debe de tener una proporción adecuada de hidratos de carbono: 55% de las calorías totales (los hidratos de carbono sencillos o azúcares no deben se más del 10% de las calorías totales); grasas, 30% de las calorías totales; y proteínas, 15% de las calorías totales.
    – Con suficiente cantidad de fibra.
    – Variada, para no cansarnos de comer siempre lo mismo y porque es la mejor garantía de que nos aportará las vitaminas y minerales que precisa el organismo.
    – Debe ser del gusto de quien la ha de seguir. Puede parecer una tontería pero no lo es. A veces se establecen dietas a personas sin tener en cuenta sus gustos y entonces no se atienen a ella.
    – Habrá que beber agua suficiente como para orinar al menos un litro y medio al día.
    – Tiene que ser lo suficientemente abundante como para que quien la haga no pase hambre. Si una persona tiene mucho apetito es conveniente que aumente de forma considerable la cantidad de verduras de su dieta para que llene su estómago y no pase hambre.
    – Debe cubrir las necesidades nutritivas de la persona que la hace, es decir, si está en la adolescencia deberá incluir más proteínas para el crecimiento; si ésta embarazada tendrá que atender a las necesidades derivadas del embarazo.
    – ¡Ah! otra cosa, no es necesario comer hasta que ya no se pueda más; es preferible detenerse antes sin esperar a esa sensación de saciedad que llegará con sólo esperar unos minutos.

    Ejemplo de alimentación adecuada:

    – Desayuno: Leche y tostadas de aceite de oliva virgen
    – Media mañana: Fruta
    – Comida: Ensalada + guiso ( Lentejas, habichuelas, arroz, asado, etc.), pan y fruta
    – Merienda: Yogurt
    – Cena: Verdura, un día carne, otro pescado, otro huevo, pan y fruta
    – Todos los alimentos cocinados con aceite de oliva y poca sal y que sea yodada
    – Preferible pan integral.

    Un saludo,
    Juan

  10. Estoy con el doctor Álvaro Campillo.
    Yo era (o sigo siendo) prediabético y obeso. Mi glucemia estaba en 111 tomando dos pastillas de metformina 850 al día.
    Desde enero hasta hoy he perdido 26 kilos (de 113 a 87); mido 1,84 y ya apenas tengo tripa al tiempo que estoy lleno de energía. Como seis veces al día, en cada una de estas pequeñas comidas como alrededor de 24 gramos de proteínas y 15 de grasa. En dos de ellas añado un poco de salvado de trigo o avena y nada más con lo que mi consumo de hidratos no llega a los diez gramos diarios. Los carbohidratos no son un nutriente esencial sino un combustible; los que son esenciales son nueve aminoácidos y los ácidos grasos esenciales. Exceptuando a la gente que hace mucho ejercicio nadie necesita de los carbos.
    En mis análisis de hace un mes mi glucemia estaba en 94, mis triglicéridos bajaron de 125 a 96, mi HDL subió de 40,3 a 48,8 y siempre lo había tenido entre 35 y unas décimas por encima de 40 con lo que este dato me sorprendió. El LDL y el total permanecieron estables siendo el valor del total de 212 y el del LDL de 144. Tomo mucho queso, nata, carne y demás grasas saturadas junto con aceite de oliva virgen extra.
    Mi alimentación está basada en el libro ISODIETA de Jaime Brugos que no es muy conocido pero puede que vosotros lo hayáis leído.
    Añado a mi alimentación dos pastillas de supradyn al día.
    Me gustaría que me diéseis vuestra opinión.
    Dos doctores que veo estaban en contra al principio pero tras ver la pérdida de peso y los análisis me han animado a seguir así aunque me dicen que tome verduras porque las vitaminas de las pastillas no se asimilan tan bien como las de los alimentos. No las estoy tomando porque no me gustan y he de añadir que antes de empezar la dieta también me dijeron que las frutas y legumbres eran esenciales; al parecer se equivocaban.
    Un saludo a todos.

  11. Se ve que aquí si no comienzas diciendo que eres médico nadie te hace caso. Alucino con semejantes lumbreras.

    • En este blog se le ha contestado a todas las personas que han escrito, y que yo sepa solo el Dr. Campillo y yo somos médicos. Ya deje clara mi postura el 5 de julio sobre las distintas dietas. La dieta que haces desde mi punto de vista y el de las sociedades científicas es incorrecta. Has perdido peso porque tomas pocas calorias. Según dices tomas 144 gramos de proteínas al día a 4 kilocalorias por gramo son 576 kilocalorias, y tomas 90 gramos de grasa que son 810 kilocalorias, en total 1386 kilocalorias al día. Habrías perdido el mismo peso y tus análisis incluso serian mejores tomando esas 1386 kilocalorias pero con una dieta equilibrada. A largo plazo la dieta que haces es perjudicial para el organismo.

      • Hola Juan:
        Muchas gracias por responderme. Te diré que hace veintitrés años me creé una dieta por mi cuenta basándome en tus principios que eran los que leía en todos los libros y consumía 120 gramos de hidratos, 100 gramos de proteínas y 50 gramos de grasas; esto suma 1330 calorías que suponen estas mismas calorías aproximadamente. Con ella perdí 36 kilos en once meses pero perdí mucho músculo y todo el mundo me decía que tenía un aspecto poco saludable.
        Respecto a mis análisis estaban bien al principio en todos sus valores excepto en el HDL que lo tenía bajo y pasaron a estar un poco mejor en todo menos en el HDL que seguía igual.
        Sé que la dieta que sigo es cetogénica pero la cetosis inducida no causa daño. Varios médicos están viendo mis avances tanto en la pérdida de peso como en la mejora bestial de los análisis y me dicen que siga así y que puedo tomar como carbohidrato sólo verduras.
        Te diré que desde hace 4 años mi glucemia en ayunas ha estado casi siempre por encima de 110 con lo que tengo resistencia a la insulina o prediabetes como también le soléis llamar los médicos Y QUE AHORA ESTÁ EN 94.
        También te comentaré que mi HDL siempre ha estado por debajo de 41 tanto estando delgado como obeso y AHORA LO TENGO EN 48,8.
        Perdona las mayúsculas pero es para que veas directamente lo importante.
        Me siento fuerte como un toro y en lugar de andar casi voy dando saltos.
        Si yo comiese ese 55 o 60% de hidratos que recomiendas ahora mismo sería diabético con una seguridad del 100%.
        Considero mi modo de comer como el más indicado para los prediabéticos así como para los que ya tienen la enfermedad. No soy el único porque los tres médicos que me ven están de acuerdo así como todas las publicaciones de Pubmed sobre las dietas cetogénicas. Sabrás que si no tomas grasas palmas, si no tomas proteínas palmas, mas si dejas los hidratos puedes vivir así toda tu vida aon salud y alcanzar una una edad longeva.
        Curiosamente los tres médicos que me ven estaban en desacuerdo cuando les comenté que iba a comer de este modo y me decían lo mismo que me has dicho tú. Transigían en parte pero me decían que las legumbres, las verduras y las frutas eran esenciales. No hice ni caso a los matasanos y ahora ellos me reafirman en mi teoría y han bajado sus exigencias a las verduras; apenas tomo porque no me gustan. Por supuesto me trago dos pastillas del multivitamínico y multimineral Supradyn al día al tiempo que un gramo de vitamina C y 400 UI de vitamina E.
        Podría comer más pero eso es lo que como porque me deja satisfecho y este efecto de saciedad se da por los cuerpos cetónicos. Con la dieta que me hice cuando era joven pasaba hambre y por eso luego volví a engordar recuperando lo perdido.
        Hay gente que come como yo pero con más proteínas y grasas hasta llegar a las tres mil calorías y más y siguen adelgazando y esto se debe a que la grasa ha de convertirse en glucosa al no comer hidratos y se usa como combustible para nuestro gasto energético.
        Esta dieta es adecuada para todo el mundo porque en sí no prohíbe ningún hidrato siempre y cuando se haga deporte. Lógicamente los ciclistas, corredores de maratón y demás han de tomar hidratos de bajo índice glucémico antes de las pruebas y de alto índice glucémico en pequeñas porciones durante la práctica deportiva. Veo que no has leído el libro ISODIETA y así te es difícil juzgar.
        Yo lo más que hago es caminar y todo lo que excede del consumo diario en calorías de mi cuerpo respecto a las calorías que tomo va a venir aportado por las grasas de reserva; no he perdido masa muscular y mis músculos están duros. Debido a que todavía me queda grasa en la panza seguiré así un tiempo pero cuando uno ya está sin grasa se suben las cantidades de proteínas y grasas a comer con lo que el enfermar va a ser difícil. Si comiese bocadillos y pizzas como antes estaría gravemente enfermo con la terrible diabetes que es incurable. Ahora te puedo decir que jamás padeceré esta enfermedad.
        Mis análisis de sangre y orina son muy completos y si quieres saber algún valor en concreto pídemelo y te respondo aquí. Mi nombre y apellidos son reales y si quieres investigar más estoy a tu disposición. puede que digas soy un caso atípico o que esto se debe a que sólo llevo 7 meses comiendo así pero que en un año me moriré o algo por el estilo pero yo leo mucho en Pubmed y estudio mucho sobre el tema y he llegado a la conclusión de que hago lo correcto. No te niego que cuando esté sin nada de tripa puede que incorporé alguna fruta a mi dieta mas lo haré pesándome a diario y si observo que vuelvo a subir lo dejaré. Tengo la suerte de no ser adicto a los carbohidratos. Mi resistencia a la insulina o intolerancia a la glucosa es muy elevada y ni de joven y delgado obtuve un valor de glucemia de 94 ya que tengo aún en casa unos análisis de cuando tenía veinticuatro años y estaba en 98. No hay mucha diferencia pero es significativo.
        Me puse a comer así por temor a la diabetes ya que mi padre la padeció y murió por ella y sé del mucho daño que hace.
        No existe el método de alimentación perfecto y cada uno somos un mundo y hemos de hallar el que más nos convenga y con el que mejor nos sintamos.
        No hay carbohidratos esenciales Juan y si hay alguno te agradecería que me dijeses cuál. No me vengas con la fibra ya que tomo un poco salvado de trigo todos los días pero como no es digerible no la cuento como hidrato. Ni siquiera creo que sea esencial puesto que los esquimales no la consumen.
        Tenemos como esenciales 9 aminoácidos y algunos ácidos grasos y si no los tomamos en su medida justa para cada cuerpo nos morimos sí o sí.
        Espero ansioso tu respuesta pero no esperes que vuelva a tomar bocadillos ni me vengas con que debo tomar pastelitos porque el cerebro funciona con glucosa ya que el cuerpo es muy sabio y la fabrica cuando no se la suministras.
        Recibe un fuerte abrazo y respóndeme en cuanto dispongas de tiempo advirtiéndome de lo que me puede pasar para consultarlo con mis médicos para ver si se parten de risa o me dicen que llevas razón y que en un año más habré de ir añadiendo carbos a mis menús.

        • Mira Alejandro, los alimentos son estructuras muy complejas, muchos de ellos con miles de componentes. Con demasiada frecuencia simplificamos demás, y hablamos solo de hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales, pero los alimentos sobre todo los de origen vegetal son mucho mas, tienen otros componentes, que son antioxidantes, anticancerigenos, etc, compuestos como el resveratrol, licopeno, isoflavonas, etc, etc ,todas estas sustancias son necesarias para el buen funcionamiento del organismo a largo plazo para evitar muchas enfermedades así como retrasar el envejecimiento, y todo esto se consigue con una alimentación muy variada, con fruta, verdura, legumbre, cereales integrales, etc. Tu puedes hacer la alimentación que creas adecuada, pero para mi la que haces no es correcta, le faltan muchos micronutrientes, y eso no se soluciona tomando un complejo con vitaminas y minerales.
          En el futuro, a lo mejor podemos hacer dietas mas personalizadas. Por mi parte doy ya por zanjados los comentarios a este post. Felices vacaciones a todos.

          • Pues felices vacaciones a todos los que las tengan.
            Has sido sabio al dejarlo aquí ya que esto es la historia interminable.
            Toda dieta debe ser personalizada pues todos somos distintos. Cualquiere comprende que el plan de alimentación de un bebé, un diabético, un alérgico al gluten, un anoréxico, un obeso mórbido y demás difiere mucho de unos a otros mas para todos y cada uno de nosotros se debe hacer un plan personalizado.
            No estoy de acuerdo con las dietas generalistas y esos micronutrientes me faltan desde hace montón de años ya que desde que me independicé a los veinticuatro años he comido según mis gustos y cuando tomaba hidratos no probaba las frutas ni las verduras.

  12. Hola Alvaro,soy amigo de Rafael Falla. Él me recomendado contactar con tigo porque soy diabético tipo 2 y me dijo que tu me podías ayudar a encontrar una solución a mi problema , ya que la cantidad de medicamentos que tomo me dan resultado. Por el contrario me producen mucho cansancio. Me gustaría me dijeras si este es el mejor medio para consultarte y si me puedes recomendar algún libro.
    Muchas cracias Álvaro. Un fuerte abrazo Rodolfo

  13. Buenas Tardes DR Alvaro,
    Le escribo debido a que un amigo que asisito a una de sus conferencias me hablo de usted.
    Mi made tiene diabetes de tipo 2, desde hace muchos años pero ultimamente no hay forma de controlarla llegando a tenerla incluso a mas de 500.En teoria la dieta q tiene es la adecuada segun los doctores que la tratan, pero mi amigo me comento q cambiando la dieta tal vez podia regularla.Le han hecho un estudio “Evolución con CPAP de una poblacion de diabéticos tipo 2 con apnea-hipopnea del sueño moderada o sevea y mal control glicémico”(estudio DM2-CPAP), y ha salido negativo. Toma medicacion para el azúcar y se pincha 4 veces al dia.No he encntrado otra forma de ponerme en contacto con usted.
    Agradeceria mucho su respuesta.
    Un cordial saludo.

  14. Muy señores míos todos.
    No soy profesional de la medicina, no me dedico a ello, pero desde que estaba en BUP me han apasionado los temas y aunque opté finalmente por no estudiar Medicina, sí sigo muy de cerca y habitualmente publicaciones profesionales.
    Despues de leer estos comentarios (lamento que haya sido despues de varios meses y no haber seguido el tema al mismo tiempo que ustedes), sólo puedo añadir que no hay que olvidar que médicos y científicos prestigiosos hay por todo el mundo y que constantemente salen estudios nuevos que en ocasiones refuerzan teorías anteriores y en otras las desmienten. Curiosamente, en las mismas épocas suele haber estudios y opiniones muy diferentes sobre distintos temas.
    Por tanto, no descarto las opiniones de unos ni de otros, pero sí me sorprende mucho leer cosas como que consumir más de 2 raciones de arroz a la semana puede provocar diabetes; cuando, no olvidemos, en paises con un PIB muy bajo, el consumo de cereales es esencial pues es de las pocas cosas que los bolsillos pueden permitirse (arroces, harinas y patatas, habiendo paises donde prácticamente el alimento que más consumen en mayoría es el arroz). Y sí, en esos países también hay diabetes pero afortunadamente no la desarrolla la mayoría de la población.

    • Buenas, No Profesional!!

      Me alegra que partícipes en el debate!! En cuanto al arroz, cuando de verdad era integral (ahora es prácticamente imposible encontrarlo, aunque la etiqueta lo diga), no había mucho problema con el, pero el arroz blanco es bastante malo!!

      Tampoco es cierto que en India y China No haya muchos casos de diabetes, de hecho, cada vez hay más y tienen de las tasas más altas del mundo!!

      Un abrazo fuerte!!

    • Gracias por tus aportaciones!

  15. ¿Y los frutos secos? Almendras, nueces, avellanas, pistachos… ¿Qué opinan? ¿Son nutricionalmente equivalentes entre sí? ¿Qué lugar ocupan en su opinión en una dieta adecuada?
    Saludos

Responder

Última publicación

Dirección

Inforges Formación
Tel.: 968 35 04 11

Consulta de Endocrinología y Nutrición
Dr. Juan Madrid
Tel.: 968 90 98 44

email: isalud@inforges.es

Produce

Copyright iSalud&Juan Madrid